Límites sanos en la familia

  1. Para solicitar una consulta puede comunicarse al 664 163 24 12

> Junio de 2014

familia-300x141Podemos amar a nuestra familia, sin embargo hay que recordar que somos seres humanos individuales con derechos y asuntos personales.

Uno de nuestros principales derechos es el de empezar a sentirnos mejor y entrar en recuperación, independientemente de que nuestros parientes elijan hacer lo mismo o no.

No tenemos que sentirnos culpables por descubrir la felicidad y una vida que funciona. No tenemos que hacer nuestros los asuntos de la familia para demostrarle nuestra lealtad y nuestro amor.

A menudo, cuando empezamos a cuidar de nosotros mismos, nuestros parientes responden con intentos abiertos y encubiertos para hacernos caer dentro del viejo sistema y los antiguos roles.  No tenemos por qué hacerlo. Sus intentos por hacernos sucumbir son asunto de ellos. El hecho de que cuidemos de nosotros mismos y que tomemos nuestras propias decisiones, no quiere decir que no los amemos.

Lo que quiere decir es que estamos solucionando nuestros problemas.

No tenemos que juzgarlos porque tengan asuntos sin resolver, ni tenemos por qué permitirles que nos hagan lo que quieran simplemente porque son nuestros familiares.

Toma libertad sobre tus actos y asume tu responsabilidad de vida.

Comienza a dejar de negar tus problemas y date la oportunidad de tener una vida mejor!