Psicologia de la alimentacion para mamás

verdurasA pesar de tanta información que tenemos hoy en día acerca de lo importante que es comer sano, en muchos momentos, no sabemos qué hacer porque los hijos no quieren comer la verdura, la fruta o el platillo lleno de nutrientes que les ofrecemos y poder decir no a ciertos alimentos chatarra.

Trabajemos con la información inconsciente que puede estar afectando en la relación alimenticia.

  • Es muy importante saber la manera en la que fuiste alimentada ya que inconscientemente, repetimos patrones que aprendimos en nuestra infancia .Y no me refiero a comida, sino también al ambiente familiar, la relación con las personas a tu alrededor (papá, mamá, hermanos, parientes) el lugar donde vivías y la manera en la que te SENTÍAS.

De acuerdo a la Psicología de la Alimentación, nuestra relación con la comida está directamente ligada a la relación que teníamos con nuestra madre.

Te invito a inspeccionar cuidadosa, cariñosa y respetuosamente esa etapa en tu vida para saber si no estás repitiendo ahora con tus propios hijos, sin querer, algún evento que tú misma viviste.

Lucha por romper esos viejos y autodestructivos patrones de pensamiento y de acción.

 Es bien importante que le bajes a tu ritmo, o sea, a tu estrés.

Los niños son muy inteligentes y perceptivos! Saben cuando a mamá le pasa algo y sienten nuestro estrés, angustia, enojo, ira o cualquier otro estado de ánimo de este tipo, te aseguro que harán hasta lo imposible para hacerte saber que NO LES GUSTA VERTE ASÍ. Querrán llamar tu atención. Dejan de comer, no quieren comer nada saludable o por el contrario, comen de ansiedad, copiando la misma actitud estresante de mamá.

 En definitiva ELLOS APRENDEN DE TI

Somos el mayor ejemplo de vida para ellos. Absorben todo lo que ven sin decir palabra. Ahora piensa.

¿Qué es lo que ellos te ven comer?

¿Como te alimentas?

¿Te ven todo el tiempo a dieta?

¿Te escuchan diciéndote a ti misma lo gorda que estás o que tienes que adelgazar?

¿Crees que ellos te ven como una mujer amorosa, no hacia los demás, sino hacia TI MISMA?

¿Crees en verdad ser el EJEMPLO que ellos necesitan para alimentarse de manera óptima?

Te lo dejo de tarea. Quizás las respuestas al rechazo de tus hijos por comer se encuentren más cerca de lo que te imaginas…

NO RECOMENDABLE

*Castigos como “Te quedas en la mesa hasta que te termines todo”

*No premiar con comida

Si tú ofreces un “premio” por haber comido, puedes estar provocando a largo plazo una relación caótica con la comida, en donde el premio, se convierte en algo mucho más valioso que la misma comida.  El comerse la comida para obtener el premio, se siente como un castigo. Y eso no es muy efectivo a largo plazo.

* Cultivar creencias toxicas

*Si es gordito es porque está saludable

*¿Comer frutas y verduras así nada más? Guácala, no saben a nada!

*¿Tomar agua natural? Nooooo guacala

Sólo por citar algunas, estoy casi segura que alguna te puede resultar familiar. Cuando analices este punto, sé que algo encontrarás en tu vida como mamá que se relacione con alguna de estas creencias.

RECOMENDABLE

* Que te vean comer sano

De nada te va a servir invitar al mayor exponente en nutrición del país a tu casa a dar una plática o acudir con el mejor coach en Nutrición, si tú no comes nada con esas características o si siempre estás a dieta. Los niños imitan a su amor primario, su madre o padre.

* Evita darles alimentos procesados y con demasiados químicos entre sus ingredientes.

* Respeta sus tiempos, las cantidades que les ofreces y no los obligues a comer cuando ya no quieren.

Es preferible que coman pequeñas porciones a lo largo del día a que se sienten a comer un plato enorme que nunca se terminarán. Permíteles que coman sólo lo que están listos para comer en ese momento. Quédate tranquila, ¡porque no se van a morir de hambre! Seguramente más tarde te pedirán un snack. ¡Y eso está perfecto!

 Aprovecha y dales un snack saludable, no comida chatarra (una fruta, una paleta de fruta hecha en casa, un huevito, un taquito de aguacate, un jugo de verduras con fruta, etc) Si no comen “bien” a la hora de la comida, pero saben que al rato les vas a dar papitas o dulces, se les hará  un hábito de no comer a sus horas.

Nos estresa cuando no se terminan su plato porque creemos que se estarán mal nutriendo… No es el caso. Si tú estás al pendiente de tus hijos y observas sus comportamientos, te darás cuenta si realmente tienen un problema con la comida, o simplemente es que no tienen hambre.

Si lo obligas a acabarse la comida aún cuando ya no tienen hambre, puedes estar fomentando una relación caótica con la comida, en donde se desconectan de su apetito natural, y esto a la larga puede provocar sobrepeso.

* Busca un punto intermedio entre permitirle que coma a todas horas, y entre forzarlo a comer cuando no tenga hambre.

Si tu hijo no come bien a la hora de la comida, y luego se la quiere pasar comiendo el resto del día, busca el balance. No tiene nada de malo que aprenda lo que se siente tener hambre. Quizás de esa forma, cuando se sienta a comer la próxima vez, se comerá con más flexibilidad lo que le sirvas en el plato.

* No dejes de ofrecerles cosas saludables, sólo porque en una ocasión te dijeron que no.

 A veces toma tiempo para que los niños se adapten a los sabores y las texturas. Vuélveselos a ofrecer o sírveselos en el plato, en pequeñas cantidades. Pero sin forzar ni controlar.

* Permite que cada comida sea un espacio agradable para todos.

Si cada vez que se sientan a comer, tú o tu marido se la pasan quejándose o peleando, el estrés que esto genera desregula las hormonas del apetito y apaga nuestra capacidad digestiva. El resultado: un niño que no quiere comer o comer compulsivamente para desenfrenar sus emociones.

* Lo mejor que puedes hacer por ellos es enseñarles, sobre todo a través de tu ejemplo, lo importante que es comer cosas nutritivas, pero no a través del control. Sino de la paciencia, el amor y la compasión.

Y ante todo, ten muy en cuenta eliminar todo tipo de culpas, tu estas aprendiendo a ser mamá y ellos a vivir. Respira, infórmate, y brinda la mejor herramienta que es el instrumento de amor incondicionalmente.

Aprender a vivir una nueva vida requiere tiempo y paciencia. La buena noticia es que es posible cambiar Otros lo han logrado. Tú también puedes hacerlo.

  • Lic. Sofía Robles, Psicoterapeuta familiar.
  • Coach en Psicología de la alimentación

2 Responses to Psicologia de la alimentacion para mamás

  1. No soy mamá, pero me encanto el artículo, lo compartiré con mis amigas mamás 😊

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *